lunes, 10 de diciembre de 2012

El Teatro del Lago

El Teatro del Lago, oficialmente llamado "Anfiteatro Martín Fierro", es parte insustituible del paisaje de nuestro bosque. Esta construido sobre la “isla del lago” y tiene una capacidad para 2000 espectadores.
El primer antecedente del actual teatro data de principios del siglo XX. Si bien no existe documentación, por crónicas de la época sabemos que el Sr. Nicolás Cuccolo, inmigrante de origen italiano, en el año 1902 se dirige al Gobierno Provincial solicitando la concesión de una parte del paseo del bosque. Se trataba de explotar la isla existente en el Lago y establecer allí una sala dedicada a ofrecer espectáculos al aire libre. Es en este momento que nace el “Teatro del Lago” nombre con el que hasta el día de hoy es comúnmente  llamado por los platenses.
Se trataba de una edificación de madera constituido por un patio de butacas rodeado de una galería con una capacidad para 100 espectadores.
Paralelamente en el año 1911, por iniciativa del entonces Gobernador de la provincia de Buenos Aires, General José Inocencio Arias Otero la Legislatura de la Provincia sanciona la Ley 3.373 autorizando al Poder Ejecutivo a invertir 150.000 pesos moneda nacional en la “construcción de un pabellón de verano y un nuevo teatro” en remplazo al existente.

General José Inocencio Arias Otero (1)

En 1914, por ley Nº 3562 se autoriza a invertir 98.650 pesos moneda nacional para terminar la obra del “Teatro del Lago de la ciudad de La Plata”. Pasando esta a ser la denominación oficial.
Bajo la dirección de Nicolas Cuccolo, ese año se inaugura parcialmente la obra poniéndola en funcionamiento como sala cinematográfica.
Se trata de una sala con capacidad para 500 espectadores y consta de un patio de butacas con plateas y palcos.
Un año después, en febrero de 1915 comienza a funcionar también como teatro.


Según señala Roberto Abrodos en su página La Plata Mágica  en enero de 1915 se “exhibía allí la película "Piel de Oveja", en 5 partes. Componían el programa, además, " La Opera en el Rancho", en 5 partes; "El suplicio del silencio", en 8 partes; "Papá Martín", en 9 partes, y "El buen Caballo".
El anfiteatro sigue siendo administrado por la firma Cuccolo & Cia, hasta que en 1918 vende su concesión del “Teatro del Lago y anexos” a la sociedad Santiago Dezza.
Las temporadas se suceden hasta que en 1940, por razones que se desconocen, es demolido el edificio en su totalidad.
Luego de 9 años y como parte de los festejos del 67 aniversario de la Ciudad, es reinagurado el teatro, esta vez bautizado “Teatro al aire libre”. A la ceremonia que se llevó a cabo la noche del 18 de noviembre de 1949 asistió el Gral Juan Domingo Perón, entonces Presidente de la República, acompañado de su esposa Eva Duarte. Completaban esta comitiva el Gobernador de la Provincia, Mercante y el Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Campora.

El Teatro del Lago a pocos años de su inaugaración. Nótese que bajo el tachado se lee Ciudad Eva Perón.

A partir de esa fecha no se ha alterado significativamente el proyecto original que fue concebido por el Ministerio de Obras Públicas de la Provincia en el año 1945 a través de su Dirección de Arquitectura.
Su diseño se inscribe en la denominada Arquitectura Monumental de Estado de la primera época del peronismo. A diferencia de la arquitectura del liberalismo, ya no se buscaba exponer el prestigio de las Instituciones sino mostrar la presencia efectiva y poderosa del Estado, expresada a través del sentido del orden y la verticalidad. La arquitectura europea de la época, sobre todo la de la Italia de Mussolini, era el modelo a seguir.
En el Teatro del Lago la ideología de esta arquitectura se representa cabalmente a partir de la escala y del desarrollo del edificio a partir de un eje de simetría.
El acceso al conjunto, que se halla implantado en la “isla” del lago, se hace a través de un puente que desemboca en un Pórtico Monumental. Este consta de tres arcos coronado por un frontis recto.  A sus lados se desarrolla una balustrada perimetral.


Traspasado este espacio semi cubierto que actúa como  transición entre la calle y el “interior” se encuentra la sala al aire libre delimitada por dos grandes pérgolas perimetrales que a modo de brazos contiene al patio de butacas.  Estas pérgolas no acompañan el desnivel del piso funcionando como palcos para los espectadores.


Cerrando el conjunto, y en línea con el pórtico de entrada, se encuentra el escenario. Se trata de un edificio exento en todo su perímetro. Su planta es oval y está coronado por una cúpula. En unos de sus lados se abre la boca del escenario. Este edificio también alberga las instalaciones de apoyo para la actividad que se desarrolla.


Todo el conjunto se encuentra rodeado de terrazas con balustradas. La vegetación existente en la periferia del edificio actúa como cerramiento para controlar el acceso sin recurrir a muros.
El 27 de octubre de 2011, la  Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos ratifico una serie de bienes patrimoniales de la ciudad de La Plata entre los que se encuentra el Teatro del Lago, la gruta y el mismo lago considerados como un único conjunto arquitectónico.

Notas:
(1) El General José Inocencio Arias Otero nació en Buenos Aires, el 28 de diciembre de 1846; de brillante trayectoria en la carrera militar se desempeñó como gobernador de la provincia de Buenos Aires durante la presidencia del doctor Roque Sáenz Peña que significó la consolidación de una época de gran prosperidad y cuyos ideales se concretaban a través de un colosal y vasto plan de obras públicas. Arias falleció en ejercicio de su cargo el 11 de septiembre de 1912.

2 comentarios:

  1. como ciudadana platense me siento muy triste por el estado en que se encuentra en estos momentos tan bella obra es maravilloso ver dicha edificación de una riqueza extraordinaria en arquitectura ,seria bueno que la restauraran y asi poder disfrutar de tan hermoso teatro cuidemos nuestra historia !!!!!!! monica ferreyra

    ResponderEliminar
  2. Como patrimonio de la Ciudad de La Plata, me gustaría que este se encuentre en el estado en que la gente de esta ciudad podía disfrutar de sus obras de teatro como de sus proyecciones cinematográficas. Es un hermoso paseo, y poder disfrutar de un excelente espectáculo en ese lugar, sería extraordinario....... Alejandro Solari, 28 de enero del 2015

    ResponderEliminar