jueves, 13 de diciembre de 2012

1904. En La Plata se publica la primera edición sudamericana de El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha

Reproducción del emblema de Juan de la Cuesta como Don Quijote apareció en 1605 y 1615
El emblema representa un león dormido y un halcón rodeado por la cita "Post tenebras spero lucem"
(Después de las tinieblas espero la luz), lo que dicho de América aparece en el Libro de Job: XVII, 12
y don Quijote se usa en el capítulo 68, parte II .

En el año 1884 se funda en nuestra ciudad la primera librería. Pertenecía a la firma Solá, Sesé, Larrañaga y Cia. y funcionaba en la calle 46 y 8. Posteriormente por cambios en la sociedad se traslada a diagonal 74 y 46.
La “Librería de Sese” rápidamente se convierte en un punto de reunión en la joven ciudad. Era común ver entre sus contertulios a Luis Ricardo Fors, Daniel Goytía, Julián Solveyra, Joaquín Carrillo, Pedro Delheye, Alejandro Korn, Adolfo Saldías, Adolfo Moreno, Enrique Rivarola entre otros.
Paralelamente a esta actividad, en los fondos del local, sus dueños deciden instalar una pequeña imprenta comenzando así como editores. Con el correr de los años esta nueva actividad se incrementó hasta que en 1904 dan a luz la edición de una obra que les daría trascendencia internacional. Se trataba de la publicación de El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes Saavedra.
Lo destacable es que después de 300 años de publicada por primera vez este clásico universal, la de los Talleres gráficos de Sesé y Larrañaga se convertía en la primera edición sudamericana en su versión integral.
El único antecedente era una edición uruguaya del año 1880 que además de contener algunos errores no se trataba de una versión completa de la obra.
La dirección de esta primera edición estuvo a cargo de unos de los habitué de la librería, Luis Ricardo Fors, un erudito en la obra de Cervantes.

Luis Ricardo Fors.

Fors nació en 1843 en Barcelona. Estudió Derecho en la Universidad de Barcelona y fue luego abogado de la casa de Medinaceli, en la que desempeñó también los cargos de archivero y bibliotecario adjunto, trabajos que le serían en el futuro muy útiles.
Participó en el movimiento republicano de julio de 1866, por lo que tuvo que emigrar a América.
Este catalán republicano fue además un reconocido cervantista, un propulsor de la enseñanza de la bibliotecología y un abogado con gran participación política. Su figura estuvo vinculada al partido radical y a la masonería.
Ya en La Plata presidió en 1896 la "Liga Liberal", mezcla de partido político, club y sociedad de educación democrática y anticlerical integrada por un grupo de masones que habían formado la "Unión Cívica" y se hallaban desilusionados por la política abstencionista tras la derrota de la revolución radical de 1893 que se había vivido con intensidad en La Plata.
Entre 1898 y 1908 dirigió la Biblioteca Pública de la Universidad de La Plata. En tal carácter y a partir de su convicción laicisista organizo actividades de extensión que comprendieron sus  famosas “lecturas dominicales”, sermones laicos planteados en directa competencia con la misa, a través de charlas y conferencias abiertas que protagonizaban distintas personalidades.
Su pasión por la bibliotecología le hizo llevar adelante el primer intento de organizar la enseñanza bibliotecaria en la Argentina.
En febrero de 1904 elevó un proyecto al Poder Ejecutivo de la Provincia de Buenos Aires proponiendo la creación de una escuela especial para bibliotecarios. El proyecto especificaba gran cantidad de cuestiones pedagógicas sobre la enseñanza del tema y, entre sus fundamentos, destacaba que “así se podrá ofrecer un porvenir honroso y útil ocupación a la juventud estudiosa de ambos sexos que anualmente sale  de los establecimientos platenses de enseñanza”.
Uniendo su erudición cervantina con su pertenencia a la masonería también publicó trabajos donde pretendía encontrar simbologías esotéricas y anagramas en el Quijote.  En esta línea escribió obras como Criptografía quijotesca, Anagogía del Quijote y Espíritu del Quijote.

Fue también autor de obras de metodología más positivista sobre el Quijote y Cervantes : Filosofía del Quixote ordenada alfabéticamente, Las mujeres del Quijote, Vida de Cervantes, El escudo cervantino y Cartas cervantinas.

La edición del Quijote en nuestra ciudad fue publicada en 1904 y en su portada se lee:
Primera edición Sudamericana, ilustrada y precedida de la vida de Cervantes.

Estas páginas sobre la vida de Cervantes fueron escritas por Luis Ricardo Fors de la cual también existe una edición individual del año 1916.

En la portadilla se lee la siguiente dedicatoria:

Dada a luz en homenaje a este inmortal escritor al celebrarse en la ciudad de La Plata el tercer centenario de la impresión y publicación de la célebre obra.

 

En cuanto a las ilustraciones contiene una imagen del busto de Miguel de Cervantes Saavedra que “… la Comisión Ejecutiva perpetúa en la Biblioteca Pública de la ciudad de la Plata la celebración del Tercer Centenario de la impresión del Quijote".




Los grabados se deben a dos ilustradores: Ricardo Balaca y Canseco y a José Luis Pellicer y Fener.

Ricardo Balaca y Canseco fue pintor de retratos y batallas, también se desempeño como ilustrador. Su formación la recibió en Lisboa, ciudad en que nació en 1844, Londres, París y Madrid. Falleció en su ciudad natal en 1880.

Don Quijote trata de ajustar la cuenca del barbero (el yelmo de Mambrino) en la cabeza, mientras que Sancho le observa.
El escudero tiene una pose fotográfica. En el fondo, el burro de Sancho y la mula del barbero.
No se ha incluido la figura tradicional del barbero huyendo.


Don Quijote se prepara para luchar con un león mientras permanece en su jaula con la puerta abierta.

Escena, resuelta de acuerdo a la composición utilizada desde Savery (Dordrecht: Savery, 1657),
El mayor interés de este ejemplo es la variedad de ropa populares españoles, la escena resulta pintoresco y folclórico.



José Luis Pellicer y Fener fue un pintor e ilustrador. Nació en Barcelona en 1842. Se desempeño como director del Museo del Grabado de Barcelona y fue el primer presidente del Instituto Catalán de Artes del libro. Fallece en Barcelona en 1901.
 
 
Don Quijote, en la cama, hace su voluntad rodeado por el barbero, Sansón Carrasco,
el notario, el ama de llaves, al sacerdote, Sancho y la sobrina.
 
Don Quijote y Sancho arrodillados ante tres labradoras, La representación ha sido concebido de una manera muy realista


Don Quijote se encuentra vencido por el Caballero de la Blanca Luna en la playa de Barcelona.
Escena a menudo representado en las ediciones anteriores (desde Dordrecht: Savery, 1657), por lo que es menos original.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada